0

Cuando el hambre aprieta…

Esta pequeña ardilla no lo duda. Tiene más hambre que el perro de un ciego y la migajas que le tira la maldita paloma no son suficientes. ¡Al ataque!


Escribe un comentario