0

Cuando los niños no reciben el regalo deseado

No hay mayor felicidad para los niños que la navidad, o mas bien la noche buena, en la que esperan abrir los tan anhelados regalos que dejo Papa Noel tras venir desde el lejano polo norte a cumplir los deseos que escribieron en sus cartas y dejaron en el árbol, con la ilusión de que éste satisfajera todos sus gustos en las pascuas.

Finalmente llega el momento, y el hecho de abrir los obsequios se torna en un momento lleno de nervios, donde se puede aplicar dos estados de ánimos, el primero la felicidad y satisfacción de que te han dejado lo que estabas pidiendo desde muchos meses atrás, o la desilusión por no haber cumplido las expectativas deseadas y el sin sabor de haber recibido el traído del niño Jesús, pero que tristemente no fue para nada lo que se anhelaba.

Al fin y al cabo “niño es niño”, y son muy sentimentales, por lo que en la mayoría de los casos hay que complacerlos, de lo contrario,  su aburrimiento se hace notar y los golpea fácilmente; y mas que lagrimas, son caras enfadadas, como vemos en estas imágenes donde un pequeño recibe unos libros de aguinaldo y son mal recibidos, manifestándolo con gritos en estado de enfurecimiento, pues al ser tan chico, quería juguetes para divertirse y no libros para leer.


Escribe un comentario