0

Dando de comer al oso salvaje

Vaya narices tiene este tipo. Se encuentra a un oso mientras va con su coche y no duda en ofrecerle comida. Lo más fuerte es que el oso come directamente de su mano. Yo no me habría atrevido, porque perfectamente te puede arrancar la mano de un bocado.


Escribe un comentario