0

Descomposición de un cerdo en lo profundo del mar

Expertos de un centro de investigación marina en Australia, realizaron un experimento forense en lo profundo del océano que tiene como objetivo determinar los patrones de la descomposición humana en este tipo de escenarios.

Para ello utilizaron el cadáver de un cerdo encerrado en una jaula para evitar que fuese devorado por tiburones. Como podemos observar en el vídeo,  en cuestión de minutos el cuerpo comienza a ser colonizado por artrópodos pequeños llamados anfípodos, o piojos de mar.

Estos rápidamente se multiplicaron y formaron una gruesa capa de varios centímetros (incluso cubriendo las barras de la jaula). Posteriormente entrando al interior del cuerpo a través de los orificios y comenzaron a comer de adentro hacia fuera.

En sólo unos días el cadáver fue esqueletizado por completo, y estos piojos se fueron de allí. Después de unos días, un pulpo gigante del Pacífico aparece en la escena, atraído por la curiosidad.
Más información – Visitar Canberra, la gran capital australiana


Escribe un comentario