0

El gato que se sentó sobre un erizo…

Pese a examinarlo con curiosidad al principio y darse cuenta de que pinchaba… a este gato no se le ocurrió mejor idea que sentarse encima de un erizo… y salir por patas al sentirlo clavándose en su trasero.


Escribe un comentario