0

El susto más gracioso del mundo

Lo cierto es que a mí los paseos militares también me dan mal rollito… pero no hasta el punto de este entrañable bebé al que el ruido de un instrumento de viento altera de manera que su rostro se desfigura de una manera muy simpática algo que causa las sonrisas de todos aquellos que están presentes en ese momento y que no pueden evitar tomarse con humor el susto del pequeño.


Escribe un comentario