0

La forma más rastrera de perder tiempo

El siguiente portero fue pillado haciendo la siguiente trampa cuando iba a sacar de portería. El guardameta posa la pelota en el suelo y pone el pie justo detrás para que el esférico le sirva de tapadera. Posteriormente se desata el cordón de la bota con todo el morro del mundo y se quita los guantes para poder atarse de nuevo… Este tipo de triquiñuelas sobran en los terrenos de juego.