0

La lucha entre el hombre y el pez

Este hombre no sabía que clase de pez era el que quería alimentar, sus brazos sufrieron las consecuencias.

Se trata de un sábalo, un pez fluvial que puede alcanzar un tamaño considerable tal y como vemos en el vídeo, por lo que se recomienda alimentarlo de lejos o atraparlo con el gancho.

El hombre decidió darle de comer con la mano, pero el pez quiso probar algo mejor que el cebo, y se apoderó de gran parte de su antebrazo.

Fue así como en el muelle se vivió una batalla sin tregua, el pez no quería aflojar la mandíbula, y la situación ya preocupaba a todos los que estaban allí tratando de auxiliarlo.

Pero la falta de agua pudo más, y el pez decidió soltarlo para volver a su habitad.

Más información – El pez que a las mujeres les gusta atrapar


Escribe un comentario