0

La ridícula condena a Conrad Murray

Una de las grandes pérdidas del mundo musical en los últimos años, fue sin duda alguna la de Michael Jackson el 25 de junio de 2009 en su mansión de Holmby Hills (Bel Air, Los Ángeles, California). Recordemos que su descenso se atribuyó a una inyección llamada petidina (demerol), la cual habría sido suministrada por su médico Conrad Murray, quien días después desmintió los hechos manifestando que él no había sido el causante.

Este asunto ha venido de escándalo en escándalo, algunos negando, y otros afirmando acerca de las posibles causas que desencadenaron en el trágico suceso su posible fallecimiento, pero finalmente todo se aclaró el pasado 30 de noviembre, cuando fue condenado a 4 años de cárcel el polémico médico.

Esta decisión de la justicia norteamericana ha dejado con ira y sabor amargo a los seguidores y familiares del Rey del pop, ya que afirman no ser suficiente castigo para la gravedad del daño causado por este hombre, y lo que es peor, la condena puede ser menor si tiene buena conducta (se dice que la rebaja de pena podría ser hasta del 50%), por lo que el crimen quedaría prácticamente impune.

Así pase toda la vida encerrado, el rey del pop no regresara nunca. Frases como estas se han escuchado por parte de los descontentas seguidores, que han hecho saber su tristeza por estos resultados, de igual manera, para alivio de muchos, el victimario no podrá salir bajo fianza, ya que nunca se le ha visto arrepentido y tendrá que volver a los tribunales en enero del 2012 para definir si tiene o no, que pagar 100 millones de dólares a la familia Jackson.


Escribe un comentario