0

La venganza se sirve en un plato frío

Un grupo de motoristas no para de incordiar a un conductor de un coche. Su respuesta es muy sencilla: cuando menos te lo esperas, me vengo por mamón. La venganza se sirve en un plato frío

 


Escribe un comentario