0

Ladrón que comienza a llorar en la gasolinera

En una estación de gasolina de la ciudad de Oldemburgo, Alemania, un ladrón la pasó muy mala la hora de querer llevarse del dinero de la caja.

El encapuchado se acercó al chico que atendía el lugar y lo amenazó con un cuchillo, pero este no se la iba a dejar nada fácil, y con un bate de béisbol que se encontraba en un cuarto trasero, lo contraatacó hasta hacerlo rendir.

El ladrón no tuvo más remedio que rendirse, se quitó la capucha, y llorado suplicó al joven que lo dejara ir para poder seguir velando por su esposa e hijos. Lo que antes era una lucha cuerpo a cuerpo, se convirtió en un cuadro de telenovela, con prestada de pañuelo y todo.

La policía llegó minutos después y se lo llevó, argumentando además que el discurso de la familia era toda una farsa para poder escapar.

Más información – Demolición del Centro Löhrhof en Recklinghausen, Alemania


Escribe un comentario