0

Levantar pesas no es un trabajo fácil

Ser levantador de pesas no debe ser un trabajo fácil. En cada intento te arriesgas al ridículo más espantoso; puedes caerte, desmayarte o fallar estrepitosamente.

Pero si encima de que no consigues levantar el peso que te has propuesto, se te escapa un vómito y luego te desmayas… el ridículo es épico.

Eso es lo que le sucedió a este aficionado a la halterofilia, un momento completamente ridículo que quedó además inmortalizado en este vídeo.

Más información – Desmayos en la televisión


Escribe un comentario