0

Locutor ejemplo de paciencia…

Al siguiente locutor radiofónico habría que levantarle un monumento al temple y a la paciencia después de responder de manera tan correcta y argumentada a una señora que lo único que quería era utilizar los idiomas para crear malestar, gresca y polémica, y cuyos planteamientos están tan emparentados con la falta de libertades propia del franquismo, que cualquier otro en lugar del presentador habría perdido la calma ante tamaña falta de respeto a la hermosa lengua gallega. Chapó para él, quedó como un caballero y dejó a esa impresentable a la altura del betún, que es la que se merece.


Escribe un comentario