0

Richard Henriksen salvó su vida de milagro

Richard Henriksen, un médico noruego estuvo a punto de perder su vida cuando intentaba realizar un acto acrobático sobre una la barra horizontal ubicada al borde de un acantilado a más de 1200 metros de altura.

Mientras se mecía de un lado a otro, la base de la barra se rompió, y Richard cayó al precipicio, pero por fortuna se habían tomado las precauciones adecuadas y desplegó su paracaídas a tiempo.

No obstante, estuvo a punto de golpearse la cabeza en el borde del acantilado, un detalle no menor.

Al momento milagroso, Henriksen. Señaló: “Me senté con mis dos niños pequeños, a leer y cantar con ellos. Entonces me di cuenta de que mis hijos han estado a punto de quedarse sin padre”.

Más información – Impresionantes Acrobacias de Tiburón Mako


Escribe un comentario